Zapatos Impermeables para Hombre – Membranas Hidrófugas

Estructura de una membrana impermeable

Parece que después de las borrascas infernales y las nevadas catastróficas, de esas que le gustan al ministro de fomento, va llegando el buen tiempo. Empieza a brillar el sol, a hacer algo de calor al medio día y vemos la primavera cada vez más cerca. Sin embargo, ya se sabe que en abril aguas mil. Por eso creo que es un buen momento para escribir esta entrada dedicada a zapatos impermeables para hombre. Estoy seguro que a más de uno le van a hacer falta durante estos próximos meses si no quiere llegar a la oficina o al evento en cuestión con esa sensación tan maravillosa que supone el estar con los pies húmedos durante horas.

¿Catiuscas? ¿escarpines? ¡que va! Son zapatos normales con una tecnología que los diferencia del resto. Debajo de su aspecto normal, los zapatos impermeables llevan una membrana hidrófuga entre las capas con las que está fabricado (exterior y forro). De esta forma, se consigue la impermeabilización del zapato mientras se mantienen las formas y cortes típicos de la piel en cada construcción. Además, la mayoría de las membranas utilizadas en este tipo de zapatos son transpirables, por lo que se mantienen las características de confort e higiene propias de los zapatos de piel.

Tejido Memabrana Hidrófuga al microscopio

Seguro que en este punto de la entrada os está viniendo a la mente un nombre, una marca… si, justo esa en la que estás pensando, Gore – Tex. Sin embargo, Gore – Tex no es más que el nombre comercial de una membrana de las decenas que existen en el mercado. ¡Ni siquiera es la primera! Sin embargo, como ha ocurrido otras veces con inventos anteriores, no sólo se trata de inventar, sino de patentar lo inventado y de darle publicidad, y en estas dos últimas cuestiones, los Srs. Wilbert y Robert Gore, a la sazón padre e hijo, sí que fueron los primeros.  ¡Y lo mejor de todo es que lo inventaron por accidente! En 1969, Robert se encontraba estirando fibras sintéticas cuando, fruto de la frustración por no lograr el material deseado, estiró el material de forma súbita consiguiendo un nuevo tejido microporoso con un 70% de aire en su estructura. Por lo visto, un Neozelandés, el Sr. Cropper, había inventado en 1966 una máquina que ya hacía esta labor pero no fue tan avispado como los Sres. Gore.

Pero ¿de qué material se trata?. Vamos con un poco de ciencia. Las membranas hidrófugas o impermeables están compuestas de un material llamado politetrafluoroetileno, que para los de la LOGSE no es, ni más ni menos que el teflón. Pues bien, si tomamos fibras de este material y las estiramos de forma súbita como el Sr. Gore o la máquina del Sr. Cropper, obtendremos estructuras de teflón expandido que es el material fundamental de estas membranas. Impermeabilidad, transpiración, durabilidad…  ¡qué más se puede pedir!. Este material no sólo es utilizado para la confección de calzado o textil sino que tiene muchas otras aplicaciones, entre las que destacan la medicina y cirugía, la industria aeroespacial, la electrónica o las infraestructuras.

En la actualidad, y más aún desde que caducaron las patentes de los Sres. Gore, existen infinidad de membranas hidrófugas para la confección textil, y a nivel técnico, destacan aquellas que son inyectadas entre las capas de piel frente a las que son directamente montadas en el zapato. Entre las primeras  destacan las marcas Gore – Tex y Simpatex, pero conviene saber que no son las únicas.

En Bluchers contamos con una colección de zapatos impermeables para hombre con membrana hidrófuga de la mano del fabricante italiano IMAC, matriz de la conocida marca IGI & Co. Mocasines de piel, zapatos de piel con cordones, zapatos de ante… Como veis, este tipo de material permite cualquier tipo de construcción y horma, así que ya no tenéis excusa para disfrutar de la lluvia y estar siempre secos.

Bluchers